LOS ÁNGELES (AP) — La mayoría de los habitantes de California se encuentra bajo un toque de queda nocturno a partir del sábado al tiempo que un aumento de casos de coronavirus amenaza con saturar los sistemas de atención médica locales, y el condado más grande del estado advirtió que un confinamiento incluso más drástico podría ser inminente.

A causa de la nueva medida, la población debe permanecer en casa de las 10:00 de la noche a las 5:00 de la mañana, salvo que enfrenten una emergencia, salgan a comprar comestibles, recojan pedidos para llevar o saquen a pasear a sus perros. El toque de queda durará hasta el 21 de diciembre y es posible que el gobierno estatal lo amplíe si no se revierte el veloz agravamiento de las tendencias.

Las autoridades afirman que la meta es impedir que la gente se aglomere para socializar y tomar alcohol, el tipo de actividades al que se atribuye el aumento de los casos de COVID-19 después de que bajaran hace apenas unos meses.

“Creo que ésta es la mejor manera para superar esta situación, para que todos podamos salir adelante”, dijo Eric Gore, un músico de Oakland. “Mi trabajo depende de la vida nocturna. Pero he permanecido en casa para mantenerme a salvo”.

El doctor Mark Cullen, experto en enfermedades infecciosas que se retiró en fecha reciente de la Universidad de Stanford, afirmó que el objetivo fundamental se basa en la interpretación razonable de los datos.

“Una gran cantidad de personas se reúne sin atender los controles —no usa mascarillas, no respeta el distanciamiento social, a menudo en lugares cerrados— y muchas de estas cosas ocurren durante la noche”, señaló Cullen. Sin embargo, también cuestionó la efectividad de un toque de queda limitado.

El toque de queda se aplica en 41 de los 58 condados del estado que se encuentran en nivel “púrpura”, el más estricto de los cuatro que permiten diversas etapas de reapertura económica en el estado. Estos condados incluyen el 94% de los casi 40 millones de personas que viven en el estado de mayor población en Estados Unidos.

California acumula más de un millón de contagios y el viernes registró su cifra más alta, con 15.500 casos nuevos diarios.

El condado Los Ángeles, el más grande del estado con unos 10 millones de habitantes, podría enfrentar la semana entrante confinamientos más estrictos debido a que se han disparado los casos nuevos y las hospitalizaciones. El condado representa una cuarta parte de los 40 millones de habitantes del estado, aunque registra una tercera parte de los casos de coronavirus y casi 40% de los fallecimientos.

___

Los periodistas de The Associated Press, Elliot Spagat, en San Diego; Don Thompson, en Sacramento; Daisy Nguyen, en Oakland, y Aron Ranen, en West Hollywood, contribuyeron a este despacho.