CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Aeroméxico, la aerolínea más antigua del país, solicitó una reestructuración financiera conforme al capítulo 11 de Estados Unidos, una forma de bancarrota bajo la cual la empresa puede mantener sus operaciones en lo que se resuelven sus deudas y obligaciones, indicó la compañía el martes.

“Este proceso legal no interrumpirá las operaciones de la aerolínea” y todos los boletos, reservaciones y puntos “siguen siendo válidos y están disponibles para su uso”, señaló la aerolínea en un comunicado.

Al igual que muchas aerolíneas en todo el mundo, Aeroméxico atraviesa problemas por el declive de viajes a consecuencia de la pandemia del coronavirus.

El director general de Aeroméxico, Andrés Conesa, afirmó que “la pandemia por COVID-19 ha tenido un impacto sin precedentes en la economía mundial y la industria de viajes”.

Según Aeroméxico, “muchas aerolíneas líderes a nivel mundial han utilizado el proceso del Capítulo 11 para fortalecer su situación financiera, y siguen siendo empresas sólidas que prestan servicios a pasajeros en todo el mundo en la actualidad. Eso es lo que pretendemos hacer”.

El gobierno de México se ha rehusado a conceder rescates financieros a compañías privadas, incluso a aquéllas afectadas por la pandemia.

Otra aerolínea antigua de México, Mexicana, fue a concurso mercantil en 2010 pero nunca resurgió de la quiebra.